La Fábrica de la Tele. Abonados a la locura.

La tele se puede sentir de diferentes formas y a nosotros nos gusta vivirla como una maravillosa locura, como un auto loco. Los programas que creamos son también un vehículo hecho con creatividad, ingenio y pasión a partes iguales. Un vehículo que está impulsado por el mejor combustible del mundo: el trabajo en equipo y el amor por la televisión. Y como en los autos locos, una vez diseñado y construido el programa, dejamos que la fuerza de la gravedad, a la que nosotros llamamos audiencia, haga el resto. Y a poder ser, que vaya sobre ruedas…

Todo el equipo de la productora nos lo hemos pasado genial diseñando nuestro auto loco, igual que cuando diseñamos programas de televisión y nos subimos a ellos en una carrera que puede durar semanas, meses o años.

Cada día nos lanzamos al divertido e incontrolable circuito de la competencia televisiva en una carrera donde lo importante no es solo ganar. Ilusionarse por el proyecto, crear juntos algo nuevo, querer a cada programa como si fuese único… eso ya es una victoria, aunque si luego somos líderes… ni te cuento.

En los autos locos hay algo más importante que llegar el primero a la meta: la creatividad a la hora de diseñar un coche y el espectáculo que el equipo es capaz de ofrecer. Y en eso no tenemos competencia.

Nuestra tele es como nuestro auto loco, está hecha de piezas de todas las formas y tamaños que acaban encajando, y está pintada de todos los colores posibles. Nos gusta entretener y sabemos que sólo lo conseguimos cuando creemos sinceramente en lo que hacemos.

Lo que más nos pone es encontrar piezas y juntarlas, romperlas, rasgarlas, moldearlas, pegarlas y encajarlas en un proyecto televisivo sorprendente, novedoso, experimental y rebosante de ilusión. La creatividad no tiene límites, estamos convencidos de que en la tele no todo está inventado, ni mucho menos. Nuestra tele es impredecible, apasionante y viva. Nos emociona hacer televisión porque nos emociona vivir. Por eso participamos en este descacharrante y divertido acontecimiento: La Red Bull Autos Locos.

Gracias a todos por permitirnos seguir jugando.

Adrián & Óscar

AlYgWFxB4WwvJOV1QVoHatxCk2erRwOlQVvLDMhzjJCN
An0U_WY91AFOb8dkTWgLU0YaowJ0jNSaszMHYzCFP6IY
Ano1bJoJYgtIs2_48BbGeNzIzpVQcQXCtKW25YS2mcB8
Aof_4LnkBtMSKp2MxZz68WtXvIscy_qiBIVGBGo3YrXy
Aq0ZGcMacuRrd5dGBfyCqqeqbMlTMkZEKfHdq8wAGc0B

AqtkdVy19rgy1ua1hJal_7Iy-Pg7i4_W52bCKHCG5VcU
ArTSf-u0Mmk0cbfaX7yDK6kU5UivUDHhIYzGxq5ZqFlF